“A mi no me sirven cierto tipo de devoluciones”

Fernando Carlos, el último eliminado de MasterChef Celebrity, habló sobre su participación en el certamen y opinó sobre el desempeño del jurado.

En una entrevista con Por si las moscas con Moskita Muerta y Nilda Sarli por La Once Diez/Radio de la Ciudad, el ex participante de MasterChef Celebrity se refirió al rol del jurado del certamen reconociendo que “desde afuera” se puede observar que no se juzga a todos los participantes con la misma vara.

“A mi me marcaban muchos errores, es cierto, en general me los marcaban bien, pero algunas veces me pregunté a mi mismo, cómo me tomo esto que me está diciendo” expresó.

En línea a esto agregó: “pasa mucho que algún participante se siente que no puede tolerar la devolución”. “A mi me pasó una vez que (Germán) Martitegui me dijo que yo había ‘tirado’ las verduras al lado de una calabaza y le dejé en claro que podía no gustarle lo que hice, pero no lo tiré. Lo mismo me pasó cuando me dijo que mi optimismo le parecía preocupante, que le preocupaba que yo no entendiera nada. Ahí me pregunté ‘¿cómo me tomo esto que me está diciendo?'”.

Asimismo, aclaró que “a mi no me sirven ese tipo de devoluciones, decime que tenía que estar a esta temperatura el aceite, que tenía que fundir el queso de esta forma o cortar la verdura de esta otra”.

De esta forma, expresó que luego de quedar eliminado y viendo de afuera el programa “notó” lo que observa el público: “Muchos me marcaban que a mi no me perdonaban nada y a otros sí, y que me decían de todo. Yo en las grabaciones por ahí estaba tan enquilombado con mi propia isla y no me daba cuenta, pero ahora de afuera, mirando el aire y leyendo las redes me doy cuenta que se veía algo así. Como si a algunos no les perdonan nada y a otros los perdonaban en todo”.

También reconoció que “El jurado tiene un rol protagónico más allá de los participantes, ellos marcan una línea y se ponen cada vez más exigentes”.

Para finalizar, analizó que “es muy cierto que la competencia es con uno mismo. Y es una mezcla de nervios, responsabilidad, y presión por algo que no es lo de uno, en mi caso no es lo mío y lo que te come la cabeza es el tiempo”. “El reloj es el principal enemigo y después están los tres jurados, que sabés que se mira por televisión, que tenés que hacer muchísimas cosas, es fuerte la presión”, concluyó.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *