A&E estrenó Esclavos de la Cienciología  de la mano de Leah Remini

Esta serie dará luz a estremecedoras y terribles historias experimentadas por aquellos que han dejado la iglesia y han hablado públicamente de sus experiencias.

A&E presenta para toda Latinoamérica el martes 21 de marzo a las 22 hs. Esclavos de la cienciología, la nueva serie de ocho episodios presentada por la actriz, productora y autora norteamericana Leah Remini. Ella junto a ex miembros de la iglesia profundizan en impactantes y terribles historias de abuso y acoso, experimentado por aquellos que han abandonado la Iglesia de la Cienciología y han hablado públicamente de su experiencias.

La serie da voz a las víctimas de esta doctrina que predica que los humanos son seres espirituales inmortales y que fue fundada por el escritor norteamericano Ron Laffayette Hubbard. La producción está basada en las memorias de Leah Remini “Troublemaker: Surviving Hollywood and Scientology“, quien fue una seguidora de esta doctrina por más de 30 años hasta su posterior salida pública en el año 2013.

Esta nueva serie, que generó un gran escándalo tras su estreno en los Estados Unidos (29 de noviembre de 2016), tuvo una respuesta directa por parte de la Iglesia de la Cienciología a los reclamos. Uno de los testimonios más fuertes en los que se apoyó Leah será el de Mike Rinder, un ex miembro de la Iglesia. Juntos detallan una campaña de hostigamiento por parte de la Iglesia. Algunas de las persecuciones y amenazas incluían publicar sitios web falsos con atroces acusaciones contra la “persona supresora” que había abandonado la Iglesia. Además, Rinder afirma que miembros de la Cienciología golpearon su coche, lo persiguieron con cámaras y hasta hurgaron en su basura a través de un investigador privado.

La Iglesia fue fuertemente crítica a la serie. Antes de ser emitida, publicó una declaración y hasta intentó impedir que salga al aire. Durante la producción de la serie Esclavos de la cienciología, representantes de la Iglesia de Cienciología Internacional (CSI) enviaron a los productores una numerosa cantidad de cartas que incluían la respuesta de la Iglesia a parte de la información que se anticipaba que estaría en el programa, y su análisis y crítica de los temas principales de cada episodio. La entidad alentó a la producción a “utilizar la información proporcionada para presentar una imagen más equilibrada y precisa a los espectadores”.