Cremonesi habló del éxito de la serie de Monzón

El actor se refirió a sus sensaciones sobre el producto terminado. Además, contó los desafíos que implicó su personaje. 

En diálogo con Por si las moscas, por La Once Diez/Radio de la Ciudad, Diego Cremonesi habló de su personaje en la serie de Monzón: “Era interesante que el fiscal sea fanático de este tipo porque es lo que le pasaba a la sociedad, que era fanática de esta persona. Muchos fueron condescendientes y otros se ubicaron en los hechos, en un momento donde increíblemente había una idiosincrasia diferente a la de hoy en día con relación a la violencia de género”. Asimismo, agregó: “Esta cosa de cómo se trataba, aceptaba y normalizaba la violencia machista. Monzón no tuvo un agravante por el vínculo con Alicia por no estar casado legalmente, se hablaba de crímenes pasionales. Me parecía interesante poder abordar la historia sin ponernos en un lugar de denuncia de hechos porque los hechos denuncian por sí solos. Monzón todavía tiene una estatua”.

Por otro lado, se refirió a sus sensaciones sobre el producto terminado: “Estoy muy feliz porque creo que es un producto artístico excepcional y cuando te sentís parte de algo tan grande y copado, te sentís con suerte de ser parte semejante máquina. Narrativamente tiene una importancia grande en el relato sobre el personaje de Monzón”

Consultado por sus desafíos en la ficción, contó: “No tengo el clásico rol de detective del cine norteamericano y me generaba algunos desafíos porque estaba mas acostumbrado en personajes que irrumpían en la escena generando algún suceso. Estos son personajes que tienen la obligación de llevar el relato en el tiempo y a lo largo de la serie, por lo que hay que lograr no agotar el personaje. No se tiene que volver reiterativo y monótono”. En este sentido, expresó: “Un personaje así se trabaja poniéndolo a disposición del relato. Es una serie con muchos personajes y de roles importantes. Hay que tratar de estar a tono con eso y aceitar la maquinaria, ser una pieza bien al servicio de ese relato”.

Por último, comentó: “Lo que más me gusta cuando actúo es tratar de encontrarle una humanidad al personaje que rompa con el estereotipo y con el trazo grueso. Que no sea EL fiscal, sino un fiscal, un chabón que es fiscal, un tipo. Buscar ese universo de contradicciones que somos los seres humanos”.