A la tarde, 10. A la noche, 20

La tele está cambiando y los números lo dicen a gritos. En tendencia desde hace ya años, pero mucho más en este primer semestre, las mediciones bajaron fuertemente en la pantalla chica. Al punto de que hoy hacer 10 puntos durante el día y 20 puntos por la noche, es señal de éxito indiscutido en la televisión.

El encendido de la tele abierta está bajo, la audiencia migró en parte al cable -que sube cada vez más- y en parte a otras plataformas. ¿Pero, por qué esta sucendido? Por culpa de la misma TV abierta. Mientras que la Tv Paga se esfuerza al máximo por buscar nuevos y novedosos contenidos, produce y experimenta, amplía su espectro cada vez más, el aire está claramente estancado.

Sin ir más lejos los indiscutidos de la tele, los que más rating generan, esos por los que se pelean los canales, a los que vemos en pantalla desde hace años: Susana Giménez, Mirtha Legrand, Marcelo Tinelli y hasta Jorge Rial, son sinónimo de éxito, en base a hacer los mismos programas que hicieron siempre. Y si ellos que son el ejemplo, ni hablar del resto. Nadie propone nada nuevo y todos recurren a la retroalimentación que termina agotando a todos.

Ahora la tele comienza a hablar, a asombrarse, y hasta a escandalizarse por los bajos números, pero no se ven señales claras de querer cambiar la historia.