Crítica: Comedia de alto vuelo

En la familia Cousteau hay un padre amoroso, pero algo paranoico. Una madre en crisis. Cinco hijos. Una mujer que llega para sacudir las cosas. Puntapié inicial para Solamente vos.

La apuesta de El Trece y Pol-ka va a sus protagonistas. Tamañas figuras vuelven inútil separar actor de personaje. Juan Cousteau gusta porque es Suar y no otro. Aurora es Natalia Oreiro. Una pareja que la cámara busca embobada desde su primera mirada, o en la charla que sella el inicio de la historia romántica.

En su estreno el saldo resulta positivo. A la buena química de la pareja principal, actuaciones como las de Ana María Picchio, Arturo Puig, Peto Menahem  y sobre todo la caracterización de Marina Bellati, como hermana del rol de Suar, acompañan con firmeza la propuesta y aseguran buenos golpes de comedia.

La acción va directa y al punto. Presentó a sus héroes y sirvió al resto del elenco en bocados, algunos más lúcidos que otros. Sin embargo una escena con la fantasía de Aurora de protagonizar un videoclip, al comienzo del capítulo, se vio por lo menos caprichosa para presentar a la heroína de la tira. 

Uno de los puntos más altos está en la clásica "estética Pol-ka": desde la dirección minuciosa de sus directores Claudio Ferrari y Claudio Antúnez, hasta la lluvia como marco de encuentro de los protagonistas. Gesto a otras ficciones de la misma factoría como Por amor a vos, Alguien que me quiera y Sos mi vida que los memoriosos sabrán apreciar como parte de una tradición.

Solamente vos tiene los elementos necesarios para conquistar al espectador  ávido de comedias de excelencia. Aire fresco para una pantalla que siempre disfruta de tener a sus bien o mal queridas estrellas de la tv. Un combo que reúne lo necesario para capturar a esa platea que todavía se sienta a mirar televisión junta: la familia.

Iván Basso – ivan@television.com.ar