El culebrón del verano

La televisión convirtió a los programas de espectáculos y magazines en expertos a la hora de instalar romances, reales o no, hasta que los protagonistas admitan la relación. Mientras tanto, la ficción más vista -por repetición- se aleja de Moisés y de las historias pensadas para el prime time.

Laurita Fernández y Federico Bal se fueron del Bailando, tras haber sido campeones en 2015 y semifinalistas en 2016, como la pareja más deseada por la tv, y no precisamente por sus habilidades para la danza.

Desde la escandalosa separación entre Federico Bal y Barbara Vélez surgió como una posibilidad la existencia de una tercera en discordia. Nada más y nada menos que su compañera de baile y novia de Federico Hoppe, productor de Showmatch: Laura Fernández.

Desde allí los rumores, enojos, perseguidas mediáticas, twitter, Instagram, portales, diarios, revistas y pantallas, marcaron en su agenda diaria la necesidad de instalar el tema hasta el cansancio, a la espera del blanqueo de la relación. Mientras tanto, la pareja se prestará como protagonista de cada capítulo sin descuidar la aparición de su familia y amigos como parte del elenco.

El culebrón del verano no tiene nada que envidiarle a las ficciones, ya que con publicar una foto en alguna de las tantas redes sociales le bastará a los guionistas para exponerlos durante toda la semana.

En época de baja de encendido y ausencia de contenidos televisivos, se puede reconocer la astucia de Los ángeles de la mañana para conservar la palabra oficial de Laurita sumando una silla a su staff de panelistas. La intención: tener la exclusividad de la protagonista. Intrusos, ni lerdo ni perezoso, buscó la exclusividad con el “galán”, y claro que la consiguió.

Habrá que esperar ahora la “primicia” que le de un final feliz a la historia pero, para tener en cuenta, ninguna telenovela juntará a los protagonistas antes de tiempo, mucho menos si la telenovela sigue sumando capítulos exitosos en cada una de sus emisiones.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *