“El muro infernal va a estar muy divertido”

Previo al regreso de El muro infernal a la pantalla de telefe, Marley dialogó con Television.com.ar anticipando cómo será esta nueva temporada. Además hizo un balance de Minuto para ganar Por el mundo.

¿Por qué creés que telefe apuesta a ciclos como El muro infernal y Minuto para ganar que ya estuvieron en pantalla en otro momento?

Porque, en realidad, en todo el mundo los programas duran varios años, y la gente se va encariñando con ellos. Acá en Argentina somos más impacientes, entonces los programas duran un tiempito y se despiden, generalmente para siempre. Entonces esa idea de telefe, que quizás juega un poco con esa cosa de que los argentinos nos cansamos rápido de las cosas, pero que lo deja descansar un tiempo y después vuelve, trae dos cosas: que hay nuevas generaciones que no lo vieron en su momento, y que las generaciones que sí lo vieron, lo miran con un poquito de melancolía y se divierten de vuelta. Yo creo que Minuto para ganar fue un ejemplo de eso. Duró casi tres temporadas, lo cual fue un récord en Argentina en su momento. De repente, Darío Turovelzky me vino con la idea de hacerlo de vuelta, y fue buenísimo. Creo que lo mismo va a pasar con El muro infernal. Por los 30 años de telefe, me preguntaron qué programa me gustaría volver a hacer de todos los que hice, y les dije que los que más me divertían eran El show de la tarde y El muro infernal. Pensé que me iban a decir que no porque El muro infernal es un programa caro.

¿Qué nos podés adelantar de El muro infernal?

La tecnología viene ahora totalmente modificada y mucho más moderna de lo que era, obviamente hay un montón de cosas digitales y de iluminación que no existían cuando se hizo doce, trece años atrás. Está bueno, y por lo que me doy cuenta en los posteos que voy haciendo en Instagram, Twitter o Facebook, que muchísima gente dice “no puedo creer que vuelva”. Muchos eran niños y ahora son adultos y lo quieren ver nuevamente por lo que estuvimos viendo. En esa época hubo un montón de chicos que no lo vieron y que lo van a poder disfrutar ahora.

Estará Kevsho que nos va a agregar un puente con los millennials y todos los chicos que están con el teléfono y con las redes sociales. También, van a estar Osvaldo Príncipi, nuevamente, y Carla Bonfante, que yo los siento como los viejos que critican en “Los Muppets”, porque yo los veo estar sentados ahí y veo que se tientan con cosas que van sucediendo porque son como dos niños los dos. Y Carla no es una locutora común, es parte de la artística, no te dice la marca, está como para agregar contenido, y yo la gasto y ella me gasta a mí. Tenemos entre todos como un bullying consensuado donde todos nos matamos entre nosotros, pero no es el bullying agresivo sino que es un bullying que causa gracia porque obvio que está aceptado por todas las partes. Nos matamos, pero nos matamos con gracia y con humor. Y también va a estar Nazareno, que para mí es esencial porque da parte del humor de El muro infernal, que hacía un montón de personajes y ahora seguramente también los va a hacer. Va a estar muy divertido. Y después dos bañeros nuevos: un chico de Tucumán y una chica de Córdoba.

¿Qué balance hacés de la temporada de Minuto para ganar y de Por el mundo?

Minuto para ganar fue genial también porque el canal decidió que fuera con un principio y un final. Eso está buenísimo. Nosotros sabíamos qué día empezábamos y qué día terminábamos. Lo mismo pasa ahora con El muro, tiene un día de comienzo y un día de final. No es un sinfín que vemos cómo nos funciona, que generalmente en Argentina es así. Y en este caso no, son todos programas que duran tres meses, y me parece que es un tiempo justo como para que la gente se entretenga, y después de última lo extrañe para que pueda volver algún día.

Por el mundo, para mí fue un año maravilloso, porque fue el récord, nunca habíamos viajado tanto tiempo. Cada vez que viajo y le contás a otra gente que hacés un programa en vivo, cada semana en un lugar distinto, con interacción de las redes sociales, no lo pueden creer. Y la verdad es que nosotros también nos sorprendemos, porque a veces estás en un lugar que son las 9 de la mañana, desayunamos algo rápido y vamos ahí en el medio de la calle, y de repente te dicen “¡Un minuto! ¡Vamos al aire!”. Y estás saliendo en prime time en Argentina. Y la verdad que la pasamos genial, nos divertimos mucho haciéndolo.

¿Qué creés que les aportás a estos programas?

Mi aporte creo que tiene que ver más que nada con mi forma de ser. Creo que Minuto para ganar sí lo pueden conducir quizás varios conductores más, pero Por el mundo, no sé si lo puede conducir tanta gente. Para este programa tenés que tener una personalidad muy especial. Tenés que estar muy calmo por adentro, y tenés que ser productor como para probar los tiempos, porque yo tomo decisiones mientras estoy conduciendo. Tengo que tener el tester interno para darme cuenta si lo que está pasando al aire está funcionando o no, mientras que con mis ojos voy mirando para todos los costados para ver de qué me agarro para seguir el programa. Entonces tenés que tener una capacidad de tranquilidad interna y de improvisación muy fuerte. Cada semana es distinta, como así también hay una personalidad distinta todas las semanas. Así que es un programa muy complejo para hacer. Yo creo que a ese programa le doy un montón porque tiene mucho que ver con mi forma de ser y con mi personalidad. A Minuto también le doy mi personalidad porque me río todo el tiempo, y me divierto, pero también hay momentos de tensión porque te podés llevar mucho dinero, pero ambos programas me dan un montón también. Minuto para ganar me da mucha holganza como conductor de formato, y creo que Por el mundo me da mucha cancha como improvisador, y como productor también. Muchas veces al aire yo decido mientras estoy hablando, si algo en vivo funciona y de levantar las notas que puse yo mismo en la rutina del programa. Con Federico (Hoffmann), que es el productor del programa, tenemos esa cosa del improvisar y decidir en el momento.

¿Cómo viste la televisión en 2019?

La vi tranquila, me parece que la crisis llevó también a que se produce, pero con bastante cuidado. Yo creo que hasta que un día se conmueva el país va a pasar eso. Creo que Argentina tiene mucha capacidad de creación, y la televisión argentina suele ser mejor que otras partes del mundo, porque tiene mucha más variedad. Pero me parece que en 2019 teníamos la creatividad, teníamos un poco la variedad, pero nos faltó quizás el dinero y los presupuestos. Ojalá la cosa se acomode y se pueda ver mejores resultados en los próximos años.

 

 

Leé la entrevista completa a Marley en el Anuario de la Televisión Argentina 2019.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *