El riesgo de lo diferente

A partir de calidad en la realización y un gran elenco, Morir de amor optó por arriesgar con una historia oscura dentro del prime time. Más allá de sus fortalezas, por el momento los números no acompañan.

La miniserie coproducida por telefe y Cablevisión Flow llegó a la franja central con una propuesta tan arriesgada como diferente. Cargada de drama y erotismo, la ficción le sumó un nuevo matiz a la pantalla del canal que comanda Darío Turovelzky.

La innovación y el nivel de producción aparecen entre los méritos del unitario. Como valor agregado, cuenta con el protagonismo de una figura como Griselda Siciliani. Pese a estas cualidades, el programa aún no consiguió los resultados esperados.

Más allá de contar con el buen piso que recibe de 100 días para enamorarse, Morir de amor no pudo aprovechar esta ventaja. Romper los moldes y apostar por algo distinto a lo convencional es un rasgo que no siempre recibe la aprobación del público.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *