Gerardo Rozín adelantó los cambios de Morfi  y la apuesta de Morfi Kids

En la previa del estreno del show gourmet infantil, Rozín dialogó con Television.com.ar sobre la nueva propuesta de Corner, el balance del 2017 de Morfi y las novedades que prepara el ciclo para el nuevo año.

¿Cómo te sentiste trabajando con Zaira Nara y Jésica Cirio en estas nuevas duplas que formaron?

Fue buenísimo, fue divertido y relajado. Las dos aportaron un montón: Zaira demostró que podía conducir en un registro de humor que no todo el mundo puede. Más allá de que tiene su propio carisma y su impronta para conducir, se sumó a momentos del programa, como por ejemplo lo que ya hacíamos con Malena que es ese desayuno más en broma y más sarcástico, y lo resolvió con mucha gracia, con mucha inteligencia. Y Jésica también demostró estar a la altura. Hay momentos que yo estoy afuera con Santiago y ella lleva toda la mesa de los humoristas. Hay que lograr conducir eso porque el “barranco” te queda ahí no más, y ella lo hace bárbaro. Aparte le sumó a la peña algo muy bueno y además funcional para el programa, que es que baila. Yo nunca había hecho un programa de folclore y no sabía cuánto le importaba a los que ven este tipo de programas, el hecho que haya danza. Cuando no bailaba nadie, a la gente no le gustaba y nosotros a su vez nos veíamos en una obligación de producción que era tremenda. Afortunadamente, alrededor de Jésica se puede armar un musical propio que a todo el mundo le gusta. Ella lo hace divino y el resto de los bailarines también. Le aportó algo que para un programa de folclore es indispensable, y yo no sabía, que es el elemento de la danza.

¿Cuáles son las novedades que va a presentar el nuevo Morfi en 2018?

Para empezar la escenografía se modifica bastante. El canal decidió buscarle una vuelta y me parece que está bien pensada. Y nosotros vamos a empezar a meter algunas secciones gastronómicas de nuevo. Hoy la cocina es la receta y vamos a ordenarlo todo de nuevo. Vamos a tener momentos de cocina light, vamos a hacer un par de juegos gastronómicos que dejamos de hacer entre nosotros y alguna sección periodística más. Morfi es un programa que todos los días presenta un show, todos los días presenta un tema. Nosotros no tenemos que tener una idea que dure como sección todo el año. Nuestro desafío es tener una idea por día. En ese sentido, tenemos algunas nuevas. Vamos a probar cosas que no hicimos antes. Tenemos ideas nuevas para hacer estos programas que tienen mucha lógica interna. Renovamos bastante los disparadores del show.

¿Va a haber cambios en el staff?

Por ahora no. En algún momento, cuando cambie la conducción, veremos cómo queda el programa pero la idea no es cambiar el staff sino que el staff sea la continuidad y lo que cambie en algún momento sea el conductor. Esto sería después del verano seguramente.

¿Cuál fue el motivo de la decisión de este cambio en la conducción?

Es una mezcla de factores. En relación al grupo y al programa, estábamos mejor que nunca. Lo que pasa es que también la productora Corner tiene proyectos que a mi juicio hay que potenciar. En algunos estoy muy involucrado y seis días por semana, tres horas todos los días y además producirlo, es una carga horaria que no te permite potenciar otras cosas. De alguna manera tuve la posibilidad de elegir, de apostar un poco a generar cosas nuevas para mí y para los que trabajan en la productora. Voy a seguir al aire en telefe con La peña, con alguna otra cosa que estamos pensando quizás también y seguiré como productor general de Morfi. Igualmente para esto falta.

¿Cómo nace la idea de Morfi Kids?

Es anterior a Morfi. Nosotros quisimos hacer un programa de cocina infantil hace muchos años y por una cosa o la otra, no lo pudimos vender. Pero tenía mucho del espíritu de lo que es Morfi. Se podría decir que Morfi “le robó” mucho a ese proyecto que teníamos. Por eso, Morfi Kids es casi una reivindicación histórica. Teníamos un proyecto hace muchos años que se llama “Cook”, que tenía que ver con este clima festivo en la cocina y con un programa de cocina para niños. Ahora, frente a la posibilidad de agregar contenidos infantiles que todos los canales van a sumar porque la cuota lo requiere, este proyecto estaba muy a mano de hacer y me parece que implica un crecimiento importante para Chantal (Abad) y para Rodrigo (Cascón). Es divertido, además los dos primeros niños que están en el proyecto, son tremendos. Además de saber cocinar, cantan muy bien. Honestamente son extraordinarios. Más adelante se van a ir sumando más chicos.

Más allá de las variantes, ¿cuáles son los ingredientes imprescindibles de la receta de Morfi?

Primero, entender la cocina como un espacio lúdico y hasta como un espacio cultural. La gente espera que nosotros, de vez en cuando, agreguemos una idea, algo aspiracional. La gente espera que nosotros no solo que cocinemos aquello que te podes comprar seguro, sino que te enseñemos cómo es eso que a lo mejor ahora no te podés comprar pero que mucha gente lo come. Es un espacio pluralista, es un espacio integrador, desde lo gastronómico y desde lo cultural. Esa me parece que es la clave. Se ve algo muy mezclado: hay cocineros, periodistas, humoristas, judíos, católicos, de un lado de la grieta y del otro. Está todo mezclado y me parece que ese combo en el cual todo lo diferente puede convivir, si se aprende a reírse de las diferencias y no a enojarse, eso representa Morfi. En todos los sentidos, es un programa que se divierte y potencia las diferencias. Eso se aplica cuando cocinamos, cuando hacemos humor, cuando hablamos de política y cuando le damos lugar al folclore. La clave que es que mezclamos mucho y que nos da orgullo la mezcla.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *