“La gente busca saber cómo es la vida de sus artistas favoritos”

Zumba llega a la pantalla de Telemundo Internacional el lunes 20 de mayo. Television.com.ar dialogó con Julián Román, quien interpreta a Beto Pérez, anticipando detalles de la serie.

¿Por qué crees que fuiste elegido para protagonizar Zumba?

Yo venía de trabajar con los productores en otros dos proyectos y siento es gente que confía en mi trabajo. Ellos una vez vieron una obra mía que era un musical que se llamaba María Barilla donde bailábamos y cantábamos. Estoy seguro de que la productora general le gustó mi trabajo como actor, entonces me llamaron y me invitaron a un almuerzo. Luego me pidieron un casting y ese mismo día que me llamaron.

¿Cómo te preparaste para interpretar a Beto Pérez?

Físicamente fue un tema bastante interesante, divertido y duro. Las clases con el coreógrafo, Richy Sánchez, eran todos los días por la mañana y por la tarde, montando ya las coreografías que él tenia claras para la serie. Además tuve que bajar de peso porque el personaje arranca a finales de los 70, principios de los 80, y entonces Beto era muy delgado. Yo venía de hacer Juan Gabriel, y venía de hacer el comandante donde estaba por encima del peso. Entonces me tocó usar la bicicleta, hacer dieta, baile y bajé en un mes 16 kilos, que tuve que mantener durante los seis meses que duró el rodaje de la serie.

¿Qué fue lo que mas te conmovió de la trama de Zumba?

Creo que el tema de la historia de Beto es muy interesante y emocionante, porque es la historia de un chico que se crió en los 70 y 80 en una Cali muy difícil, donde el narcotráfico era el que mandaba. Entonces, esta historia habla de ese momento, de la historia con su mamá, de cómo ella hizo lo imposible para poder sacar a Beto de ese Cali oscuro que, por las necesidades económicas, las posibilidades eran muy pocas. La serie no habla de gente buena ni mala, aquí se habla de las posibilidades que tiene cada uno y de qué camino decide tomar.

¿Cómo fue las jornadas de grabación en Cali?

Allí estuvimos sobre todo en los sitios más emblemáticos. Pero tuvimos muchos problemas porque el Cali de los 70 y de los 80 ha cambiado mucho entonces muchos planos tuvimos que falsearlos, porque pasaban las vías de tren o las peatonales que no estaban en aquel entonces. Hoy la ciudad está muy moderna, y esa Cali era muy difícil de encontrar entonces grabamos en Bogotá, donde se buscaron lugares parecidos para poder recrear esas épocas.

¿Por qué creés que las biopic se han vuelto tan importantes y causan tanto impacto en el público?

Yo creo que a la gente le interesa mucho saber cómo es la vida de sus artistas favoritos. Es muy interesante. Yo siempre creo que el éxito de las bio-series es por conocer la otra cara del artista. Lo que pasa con Beto es eso: tienen el imaginario del tipo exitoso en Miami que viaja y que baila por el mundo, pero no saben las dificultades que tuvo que para llegar allá. Toda esa historia a la gente le encanta, porque se da cuenta que sus artistas son muy cercanos a ellos, ver la realidad de estos personajes ya se vuelve una motivación.