Nada de marginal

La llegada de El marginal a la Televisión Pública Argentina supone algo más que el regreso del policial a la pantalla chica. De la mano de Underground, Juan Minujín y Martina Gusmán entrarán a la ex cárcel de Caseros con un destino incierto y una historia de amor para contar, mientras el protagonismo lo promete la violencia y la muerte.

editmarginal

Antes de ser anunciadas las nuevas autoridades de la pantalla estatal, El marginal ya estaba listo para salir al aire. Luego del relanzamiento del canal, se ubicó como lo más esperado de la nueva programación.

La productora no le teme a las pantallas más frías para la ficción. Tumberos llegó a América en 2002, LaLola en 2007, y 2006 puso a El tiempo no para por Canal 9. Todas con la misma devolución positiva que podrían haber tenido en los canales líderes en audiencia.

Con un elenco que se luce de principio a fin, se alineó a Carlos Portaluppi y Nicolás Furtado con todos los privados de la libertad que surgieron de un amplio casting. Ellos convivirán con las amenazas y la muerte por los pasillos del penal, y responderán a las falencias del sistema carcelario. Escalones más arriba se encontrará Gerardo Romano, como el Juez Federal. Minujín como un ex policía preso infiltrado con una identidad falsa, con la misión de recuperar a la hija adolescente del Juez. Y Martina Gusmán, como la asistente terapéutica de los presos, capaz de vivir una historia de amor en el penal con el protagonista.

Todo parece estar inspirado en la necesidad de entregarle una ficción con hambre de gloria a la televisión. El género brilla por su ausencia desde años anteriores y solo la miniserie inspirada en la familia Puccio, de la misma productora, pudo entregarle al televidente la tensión y el fanatismo por la oscuridad.

Hoy está en manos de El marginal y la Televisión Pública Argentina llevar el universo extraño que se esconde en un penal a la pantalla chica, con un cuento digno de cualquier plataforma paga o no lineal.

 

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *