“No paro hasta conseguir la prueba que constate lo que voy a decir”

Tomás Dente dialogó con Television.com.ar sobre su rol en la conducción de Siempre Show y el futuro de Nosotros a la mañana, con la salida de Fabián Doman.

Con el comienzo de ShowMatch, ¿el contenido de Siempre show va a estar relacionado con lo que es el programa de Tinelli?

No, la idea es que sea el preámbulo del gran show. La idea no es quedar al ciento por ciento ligados al contenido del certamen, pero sí que sea un programa como si fuera la gran previa del certamen, yendo como a los detalles más por menorizados. Buscar a los personajes satélites, móviles en vivo con la palabra de todos los testimonios… Es como agarrar el certamen con la lupa e ir minuciosamente a lo que llame la atención tal como hacían el año pasado los chicos en La previa del show. También le vamos a sumar, de vez en cuando, alguna cuestión que tenga que ver con información de espectáculos. Pero yo creo que el 80% del contenido va a tener que ver con ShowMatch. ¡Está buenísimo!

¿Cómo te ves en el rol de la conducción en Siempre show?

Estoy muy feliz, muy bien y muy contento. Noe (Antonelli ) es una enorme partener, una periodista de la cual aprendo muchísimo. Yo siempre la veía y siempre me encantaba, tenemos un grupo increíble y me siento muy agradecido que hayan pensado en mí. Soy afortunado, poder laburar de lo que amo, eso implica también una gran bendición.

¿Por qué creés que te eligen para dar las primicias?

Por la insistencia, soy un tipo muy insistente, pero no sé si es así. Lo que pasa es que estar a la mañana es una gran ventaja porque soy el primero en dar la noticia. Los programas de la mañana siempre establecen agenda, se dice lo que se va a hablar el resto del día, y es un poco la cuestión del horario. Pero tampoco quiero desprestigiar mi laburo. No paro hasta conseguir el dato, el audio, la prueba, que constate lo que voy a decir. Es un poco nuestro oficio; necesito recurrir a la fuente y tener la palabra del protagonista. Siento que mi celular se transformó en ese nexo entre lo que sucede adentro del estudio y lo que pasa afuera. Es como la puerta de entrada, el puente que une ambos mundos, el programa y lo que pasa afuera.

¿Qué futuro le ves a Nosotros a la mañana con la salida de Fabián Doman?

Lo desconozco. La verdad es que es una gran incertidumbre pero espero que siga porque es una fuente de trabajo para mucha gente y el programa es líder en su franja horaria. Fabián es el gran eslabón, un periodista de pura cepa que sabe generar momentos televisivos, interpretar los temas y decodificarlos. Es un tipo que tiene un bagaje cultural increíble, un periodista con todas las letras. Hay que buscar a una persona que pueda timonear el gran barco y que esté a la altura de la circunstancia básicamente. De todo corazón deseo que siga porque, insisto, es la fuente de ingreso económico de mucha gente, esta hace muchos años.

¿Vos pensás seguir en el ciclo?

Lo que me pasa es que siento que tal vez hay ciclos que se tienen que cerrar, pero todo lo que venga de aquí en adelante para mí va a ser mejor. La remé, creo que me gané un lugar y lo disfruté mucho. No sé si sigo, pero en caso de que siga, le voy a poner mi corazón como hago en todo lo que hago; y en caso de que no siga, lo que venga va a estar buenísimo igual. Eso es un poco lo que siento en este momento, y con la incertidumbre de no saber qué va a pasar.

¿Tenés algún conductor que te gusta para que ocupe el lugar de Doman?

No, yo siempre reivindico mucho el oficio periodístico. Me gustan los periodistas conduciendo programas periodísticos, me gustan los periodistas. Yo trabajé siempre con periodistas: con Canosa, Roccasalvo, Doman, Mauro Viale, Noelia. Aprendo mucho del oficio periodístico, aprendo de mi lugar siempre para honrar la profesión. Cuando me dicen ‘vas a integrar un programa con un periodista’, yo ya me quedo tranquilo.

¿Qué te gustaría hacer en televisión?

Me gustaría dejar un poquito el chimento de lado y perfilarme más al entretenimiento. Me gustaría conducir, siempre lo dije, un programa de entretenimiento, pero no reniego de mi trabajo. No reniego del chimento, de este género que muchos subestiman, pero no es fácil de hacer. Me gustaría más hacer algo más familiar o entretenimiento el día de mañana, no lo descarto.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *