Nueva ficción en la TV Pública

El canal estatal presenta Encerrados, una serie en capítulos unitarios que explora los temores, las fobias y los complejos que emergen en las personas ante situaciones de encierro. 

Desde el lunes próximo a las 23.00, Televisión Pública Argentina presenta Encerrados, una nueva serie de ficción con la voz de Cristina Banegas (en la presentación y cierre de cada capítulo) y las actuaciones de Luís Machín, Alberto Ajaka, Esteban Meloni, Dario Tripicchio, Horacio Marassi, Christian Gómez, Juan Grandinetti, José Luís Arias, Iride Mockhert, Facundo Gómez, Martín Slipak, Patricio Aramburu, Eladia Grosso, Felipe Colombo, María Canale, Violeta Palukas, Luciana Grasso, Pilar Fridman, Martín Piroyansky, Jorge Román, Agustín Bello, Emiliano Liuzzo, Alejandro Porro, Nicolás Medina, Mayana Neiva, Fernando Caride, Agustina Rudi, Antonella Saldicco, Silvana Ruth Gehy, Laura Zapata, Silvia Pérez, Pilar Gamboa, Laura López Moyano, Matías Bassi, Fabián Vena, Ana Celentano, Felipe Dratler, Agustín Chenaut, Paula Ransemberg, Marcelo Subiotto, María Mercedes Carbonella, Paula Baldini, Gaston Rodrigo Cocchiarale, Nelly Prince, Matias Pellegrini Sanchez, Julia Amore, Luz María Palazón, Guillermo Arengo, Maria Merlino, Carlos Defeo, Fabio Alberti, Eduardo Bluvol, Daniela Flores, Victoria Alippo Strano, Víctor Laplace, Maruja Bustamante y Ezequiel Maldonado.

En el primer capítulo, Martín Slipak interpreta a Julián, un trabajador de un call–center de una empresa de cable e internet. Es un experto para despachar llamados sin solucionar ningún problema, pero un día atiende un último llamado, de Etcheverrygaray, un señor mayor que viene solicitando la baja hace meses. Julián lo quiere despachar, pero un disparo que hace volar su botellita de agua le confirma que Etcheverrygaray está en alguna terraza vecina apuntándole con un rifle y si no le da la baja, morirá. Julián tratará de convencerlo, pero el hombre no va a dejar que esta conversación termine en nada.

En capítulos unitarios, Encerrados explora qué pasa cuando las personas se quedan encerradas inesperadamente, sin saber si podrán salir y cuando esto ocurrirá. En esos momentos sus ‘monstruos’ (miedos, fobias, complejos) emergen desde lo más profundo de sí, sin control ni lógica.

La serie plantea la situación dramática del encierro en espacios diminutos como ascensores, sótanos y cavernas o lugares abiertos como desiertos o bosques. En la serie el concepto de “encierro” se asocia a la idea de “no poder salir”, ya sea de un espacio, de las propias emociones de la víctima, o de ambas.

Las situaciones de encierro y los personajes cambian de uno a otro episodio, así como las premisas dramatúrgicas, la manera cómo pasa el tiempo y los géneros. Lo único que no cambia es la fuerza con que el encierro transforma a las personas y las coloca delante de sus conflictos más íntimos.

Un ejecutivo encerrado en un ascensor con una mujer que no conoce, un grupo de niños jugando en unas cloacas en construcción, una pareja encerrada en su rutina y obligaciones, un grupo de amigas que están de campamento en el bosque, esas son las historias, los disparadores de las emociones de las personas que se enfrentan a un lugar límite donde combinados con los universos de las demás personas pueden desatar las situaciones de intimidad más inesperadas.

Dirigida por Benjamín Avila, la serie cuenta con 13 capítulos y se podrá ver de lunes a viernes, a las 23:00.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *