Sin justificación alguna

“Si la violación es inevitable, relájate y goza”. Esa fue la desagradable y repudiable frase que lanzó entre risas Cacho Castaña en vivo en un programa de tv. A partir de ese momento las pantallas y redes sociales ardieron con un claro y respetable descontento.

Pocas justificaciones, pero justificaciones al fin, se sintieron por parte de comunicadores -que ojalá no hayan sido conscientes al momento de analizarlas- aunque lamentable que se hayan escuchado también en tv:  “Fue un refrán, no pensó lo que dijo, es un dicho viejo, conocemos a Cacho, es de otra época, hoy no podemos decir algo así en tv”. Por suerte, se escucharon pero retumbó mucho más fuerte y alto el repudio.

Es inevitable recordar que no solo fue la espantosa declaración sobre la violación lo que Cacho Castaña expresó en Involucrados para comprobar el claro delito de opinión al que se enfrentó desde ese minuto.

“Pienso que todas las mujeres pueden hacer de su cuerpo lo que quieran, como quieran, andá a saber qué piensan las mujeres. Hace años los poetas queremos saber qué tienen en la cabeza y nunca lo supimos, hagan lo que quieran, relájense. Si la violación es inevitable, relájate y goza. Es fuerte, es un refrán viejo que remite a muchas cosas”. Así de claro, así de simple y ante el reclamo de uno de los panelistas del ciclo su reacción fue reprocharle con reiterados “sos un gil”.

Horas más tarde, Cacho salió a justificar lo que dijo (no lo confundamos con una disculpa). ¿Alcanza?, claro que no. Ni hombres ni mujeres, ni en televisión, ni en la calle, ni con un amigo, ni en una canción podemos permitir que este tipo de mensajes lleguen a difundirse sin un repudio claro e instantáneo.

¿Estamos verdaderamente en el camino hacia una educación en contra de la violencia de género mientras se le siga dando lugar en un medio tan masivo como la televisión a dichos mensajes por la simple razón de que sea un ‘ídolo popular’?. Lamentablemente todavía no.

 

*Si sos víctima de violencia de género llama de forma gratuita las 24 hs. al 144.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *